COMER CON LA CABEZA ENTRE LAS ESTRELLAS

Tres estrellas Michelin se adueñan de los productos locales.

L'Essentiel

Los sabores de Francia y de Asia en el Essentiel

L'Essentiel

Charles Thuillant es de París, Mi-Ra Kim de Corea. Después de estudiar en las escuelas Grégoire Fernandi y Le Cordon Bleu, se conocieron en las cocinas de los principales restaurantes parisinos: Ze Kitchen Galerie, luego La Table y L’atelier de Robuchon. Tras su matrimonio, Mi-Ra aceptó la propuesta de Charles de abrir un restaurante en Normandía: L’Essentiel. La asociación de dos culturas gastronómicas da lugar a una cocina atípica que mezcla exotismo asiático, proximidad y viaje. Un menú que fomenta el uso de productos locales preparados con elegancia y que les ha valido su primera estrella Michelin. El romanesco se mezcla con el saté y con diferentes especias en este restaurante luminoso y sencillo, con grandes cristaleras luminosas desde las que podrás admirar la preparación de la comida cómodamente sentado.

Nuestro plato favorito: vieiras, castañas y chorizo acompañados de una muselina de apio y calabaza butternut.

Es la temporada la que marca el plato

L’Essentiel forma parte de la asociación Bon pour le Climat, que se compromete a elaborar al menos un entrante, un plato principal y un postre que respeten estos tres criterios:

  • Temporada : los productos utilizados en los tres platos deben ser frescos y de temporada.
  • Origen vegetal : las verduras deben tener un papel protagonista en los platos.
  • Local : los ingredientes de los platos deben haberse obtenido en un radio de acción inferior a 200 km.

Descubre el resto de la historia

Maximin Hellio: una cocina llena de sentido y de historia

Maximin Hellio

Maximin Hellio empezó a cocinar cuando era muy joven siguiendo las huellas de su padre, el chef del hotel restaurante La Voile d’Or (Bretaña). Después de terminar sus estudios, dejó la ciudad para irse a trabajar con distintas personalidades de la cocina francesa, entre los que se incluyen Frédéric Anton y los hermanos Raimbault. Al cabo de un tiempo, decidió abrir su propio restaurante en Deauville y en 2016, menos de un año después de su apertura, obtuvo su primera estrella Michelin. Su restaurante se parece mucho a él: presenta una atmósfera refinada y depurada, con una sala principal inspirada en unos vagones de tren modernos y, en el primer piso, un salón biblioteca y otro privado con capacidad para acoger durante todo el día entre 10 y 15 personas para citas profesionales.
Sin lugar a dudas, la mejor mesa se encuentra delante de la cocina que se abre en dirección al comedor. En lo que al menú respecta, los productos locales son los auténticos protagonistas de este auténtico viaje para los cinco sentidos, un viaje que también nos cuenta una historia. Te recomendamos probar el menú La Mer en Héritage, el preferido del chef. También podrás disfrutar de su receta familiar de bogavante azul, así como las creaciones personales de Maximin Hellio, en particular el sabroso rodaballo con alcachofas en salsa poivrade.

¡Novedad!
Encuentra los mejores productos utilizados en la cocina de Maximin Hellio en su tienda virtual: queso Pont l’Evêque, caviar de Aquitania, fuagrás a la trufa del Périgord y otras deliciosas salsas para acompañar a tus platos.

Nuestro plato favorito: el rodaballo D. Legeay cocinado con chalota confitada

Descubre el resto de la historia aquí:

1912: cocina con los 4 elementos

En el restaurante Le 1912 de las Cures Marines de Trouville-sur-mer no podemos evitar sentirnos fascinados por el murmullo de las olas, el rumor del viento, el calor del sol y la suavidad de la tierra. La cocina de Johan Thyriot se compone de poesía caracterizada por los cuatro elementos y una inspiración japonesa.
En Le 1912 no encontrarás un solo plato estrella, porque el Chef Johan Thyriot tiene la costumbre de renovar las recetas en cada temporada. A lo largo de los años, se ha acercado a varias regiones, países y culturas en las que el enfoque culinario era diferente porque los productos en sí eran diferentes. Las vieiras de Toyura en Japón no tienen el mismo sabor ni la misma textura de las vieiras de Trouville, pescadas en la Baía de Seine. Aquí en Le 1912, no encontrarás la carne de Kobe ni los «gamberoni» de Génova, sino el cordero y los langostinos de Normandía. «Soy yo él que hace kilómetros, no mis productos.»
 
Este viaje iniciático en el mundo de la gastronomía le permitió descubrir otra faceta de su cocina: las hierbas aromáticas y las pimientas raras…Su colección de especias aumenta cada año: hoy en día tiene más de 80 hierbas aromáticas y 30 variedades de pimenteros acompañan sus platos en el cotidiano. «En algunos periodos del año, no hay muchas plantas. Entonces, un chef que necesita sabores, tiene que encontrar un recurso alternativo. Es así que he descubierto las propiedades de la pimienta. Su sabor es diferente según el territorio y su madurez. Sigue el ritmo de las temporadas y su color cambia: es verde en primavera, roja en verano, naranja en otoño y negra o blanca en invierno.»
 
En pocas palabras, este chef comprometido y eco-responsable selecciona exclusivamente productos conformes con sus exigencias: locales y orgánicos.
 
En Le 1912, descubre el relato “de una historia de naturaleza y de hombres, que hace mi actividad muy sincera”. Johan Thyriot

 

 

 

Destinaciones