Deauville bajo la mirada de Gisèle Freund

Las colecciones del futuro museo Franciscaines, acaban de enriquecerse de una serie de seis clichés, sacados de un documental realizado en el muelle y detrás de las vitrinas de las tiendas de Deauville en los años 50 por Gisèle Freund. La ciudad de Deauville ya había adquirido en el 2011, un cliché color representando a dos enamorados de espaldas sentados frente al mar (1955) y un retrato del Maharadja de Jodhpur y de la Señora asistiendo a un partido de polo, en Deauville.   

Agrandir

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Réduire

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Gisèle Freund © Les Franciscaines – Ville de Deauville

Nacida en Berlin, Gisèle Freund (1908- 2000), es una de las máximas fotógrafas europeas del siglo XX. Al huir del nazismo se instala en Paris en los años 30. En 1933 realiza el famoso retrato, blanco y negro, de André Malraux, con el jopo al viento y el cigarrillo en la esquina de los labios. Adoptada por los escritores y editores, le debemos los primeros retratos en color, de antes y después de la guerra, de jóvenes escritores que van a volverse los grandes autores del siglo XX: James Joyce, Virginia Woolf, Simone de Beauvoir, André Gide… Retratista célebre, es expuesta, de 1981 a 1995, en todas las alcaldías de Francia después de haber realizado el retrato de François Mitterrand. Primera mujer en unirse a la agencia Magnum de 1947 a 1954, Gisèle Freund también se involucró con los documentales y la foto periodística. A mediados de los años 50 descubre Deauville y Trouville, donde observa y restituye con mucha atención, la dimensión popular y los grandes eventos.

El proyecto Franciscaines

Futuro lugar de vida y cultura de Deauville