Menú

LOS ACANTILADOS DE VACHES NOIRES

Situados en el borde del mar, los acantilados de « Vaches Noires » (Las vacas Negras), altas de 100 metros, se extienden sobre 4,5 Km entre las comunidades de Villers sur mer y Houlgate. Estos acantilados se distinguen por su riqueza geológica y su interés mayor en paleontología sin obviar la belleza de su naturaleza. Los acantilados de “ Vaches Noires” forman parte de los sitios de intervención del conservatorio del litoral y son preservadas desde el 2002. 

 

© Patrice Le Bris
© Julien Boisard

Los acantilados de Vaches Noires provienen de la acumulación del depósito de sedimentos marinos del Jurásico (de hace unos 160 millones de años) y del Cretáceo (de hace unos 100 millones de años). Muchos fósiles han sido encontrados entre marna y caliza, conservados en las capas geológicas y relieves que resultan de los diferentes procesos de erosión: pliosaurios de 10 metros de largo, ichthyisaurios, “cocodrilos” marinos y también amonitas, erizos de mar, esponjas… El yacimiento hasta desveló restos de dinosaurios!   

En cuanto al medio ambiente, existen tres tipos de habitáculos en los acantilados: el acantilado marnoso, un ambiente en evolución perpetua; en la cima, la forestación de la meseta constituida de fresno, arce y roble; y finalmente las praderas.

Se organizan visitas guiadas para descubrir estos acantilados excepcionales regularmente : ver el agenda.

© Pierre Queron
© Isaac Haïk Dunn

El nombre de «Vaches Noires » (Vacas Negras) provendría de dichos marineros: la presencia de enormes rocas cubiertas de algas y mejillones, derrumbadas a los pies de los acantilados en la playa, habrían evocado en los marineros una imagen de una manada de bovinos paciendo tranquilamente.

La flora
El sitio de Vaches Noires presenta una fuerte diversidad en orquídeos, siete especies han sido listadas entre ellas la Orchis de Fuchs. 
En la parte acantilado, se encuentra una especie notable: el Lotier guisante.
En la parte césped, se pueden observar varias especies interesantes: el Astragalus con hojas de anís, el Cirsium eriophorum,  y una especie protegida a nivel regional: el Jacobaea incana. 

 

 

 

La fauna 
Para los anfibios típicos de las zonas de bosques, los charcos ubicados en los acantilados constituyen una zona interesante, en particular para la salamandra manchada, el Tritón palmeado y el Tritón alpino. 
Entre los mamíferos, nos encontramos con tres especies protegidas: la ardilla y el erizo. 
Estos animales invernan en los nidos hechos en el suelo en un ambiente ligeramente cubierto. Desde el 2003,  se realizó un seguimiento de las populaciones  quirópteras en el lugar y cinco especies fueron identificadas.