Pintura del siglo XIX "Saint Joseph pére nourricier du Christ" de Benjamin-Constant ( 1845-1902)

Eglise Saint-Martin
Rue du Général de Gaulle

14640 VILLERS-SUR-MER

Teléfono: 02 31 87 02 44

Precios

Un lienzo de maestro en la iglesia de Villers sur mer colgada en la pared del transepto Sur, esta pintura está junto a los grandes vitrales dedicados a Saint Joseph en 1878. El artista, Benjamin Constant (1845-1902), se rindió en varias ocasiones en Normandía pero nada indica que visitó Villers sur mer. Estudió en Toulouse desde 1860 y entró a la escuela de bellas artes de Paris en 1867 como alumno de Cabanel. Después de un fracaso en el Gran Prix de Roma, hace sus principios en el salón de 1869. Desarrolla un lado orientalista después de su viaje por Marruecos en 1871-1872 y se revela como uno de los herederos de Delacroix por sus temas pero también por su pincel colorido y vibrante. Sus numerosos escenarios orientales le aportaron el éxito, algunos de gran talla fueron adquiridos por el Estado. En el transcurso de los años 1880, Benjamin-Constant se afirma como retratista de renombre y un pintor decorador de grandes obras como el ayuntamiento, la Opera-Comique y la Sorbonne, en Paris. Acumula los honores: profesor de bellas artes en 1883, sucediendo a su maestro Cabanel, Grand Prix de la exposición universal de 1900; caballero de la legión de honor desde 1878. Menos conocidas que las célebres figuras femeninas de Judith o de Herodiade, las escenas religiosas tiradas del Nuevo Testamento son más bien raras dentro de la producción de Benjamin-Costant y se distinguen por su toque sombrío. Aquí, al contrario, la escena bañada en una nube de pastel de dominante azul y rosado, nos da la impresión de un ambiente mucho más apaciguado. El motivo de unas figuras sentadas sobre una terraza dando una perspectiva hacia un paisaje en segundo plano es una composición que aseguro el éxito del pintor en sus obras orientalistas alrededor de los años 1880.
Opuestamente a sus últimas obras, en esta la construcción vertical de la pintura le da a la casa en el primer plano otra amplitud. Impone su masa blanca confiriendo a Jesús y su padre una altura, un estatus que ya no es el de un simple mortal. Más allá de un orientalismo, desprovisto de realismo geográfico, las montañas recordándonos el masivo del Atlas Marroquí más que las colinas alrededor de Nazaret, Benjamin-Constant, ofrece una representación llena de recogimiento interior. Sin acceder a la anécdota, renueva la iconografía de Saint Joseph, proclamado patrón de la iglesia universal por Pie IX en 1870. Figura de edad, con a sus pies una cierra, atributo del carpintero y el lirio símbolo de su matrimonio virginal, no está cargando a Jesús, no lo sostiene por la mano pero sino está sentado a su lado compartiendo con el mismo horizonte, como han compartido durante muchos años el oficio de carpintero.

Fuente : Emmanuel Luis, especialista de conservación del patrimonio, buscador y responsable de las publicaciones a la dirección del inventario general del patrimonio cultural, región de Basse Normandie Beauté divine, Tableaux des eglises bas-normandes, obra realizada por la Région Basse-Normandie, con la colaboración de los departamentos del Calvados, de la Manche y del Orne. Lyon : Lieux Dits, DL 2015.-1 vol. (408p.) : ill. en noir et en coul., couv. Ill. en coul. ; 27cm.