FRANÇOISE SAGAN

Escritora

En 1954, el éxito de Bonjour Tristesse rinde de repente popular una chica desconocida con solo 19 años, Françoise Sagan, una novelista frágil que se convirtió en la heroína de una entera generación. Fue una de las más importantes personalidades de Saint-Germain-des-Prés y de Saint Tropez de los años ‘60. La autora de Bonjour Tristesse descubrió la costa normanda en 1959 y siguió volviendo aquí desde entonces. A los dos le gustan las fiestas, las carreras de caballos, las playas relajantes, las mesas de juegos y dar vueltas con grupos de amigos.

EL NÚMERO 8 PARA FRANÇOISE SAGAN
Del 8 de julio al 8 de agosto de 1959, Françoise Sagan alquiló la mansión de Breuil, en Equemauville, una finca con un parque de 8 hectáreas, situado entre Deauville y Honfleur. El 7 de agosto, Françoise Sagan, Jacques Chazot y Bernard Franck se fueron a Deauville para celebrar la última tarde que termina con unas apuestas. El episodio es famoso. Por la mañana, la escritora es muy feliz porque, apostando el 8 varias veces en la roulette, ganó 8 millones de francos (un poco más de 200,000 euros hoy en día). De vuelta a la finca, encuentra el dueño que estaba impaciente de finalizar el contrato de alquiler. Ella le preguntó si le gustaría vender la finca. Él contestó que sí y que la estimaban para 8 millones. Françoise Sagan tomó un fajo de billetes de su bolso y se lo dio al dueño, que se quedó atónito. «Era el 8 de agosto, acababa de ganar con el número 8, él la vendía a 8 millones y eran las 8 de la mañana, ¿que tenía que hacer? Saqué los billetes que rebosaban de mi bolso y se los di, antes de irme a dormir triunfante en lo que era (y que habría sido hasta ahora) mi única posesión: una casa un poco desbaratada, situada a tres km de Honfleur (y doce de Deauville).»

Le retour ce soir-là sur la route qui suit la mer de Deauville à Honfleur, dans une vieille voiture décapotable malgré le froid, et accompagné d’amis exultants, fut l’un des moments les plus délicieux de mon existence. J’avais passé une semaine au purgatoire, ça avait failli mal finir, je m’en étais tiré, et la mer était grise à gauche, et l’herbe vert sombre à droite, et la terre entière m’appartenait.
Françoise Sagan, Avec mon meilleur souvenir, © Gallimard 1984

PLACA FRANÇOISE SAGAN
Por el décimo aniversario de su fallecimiento, la Ciudad de Deauville rindió homenaje a Françoise Sagan el 27 de septiembre de 2014, mediante dos eventos basados en el número 8. Tras la ceremonia de inauguración de la placa delante del Bar du Soleil, se organizó una noche de 88 minutos en el teatro del Casino que asocia proyecciones, lecturas, relatos y canciones para descubrir Françoise Sagan, su voz, su vivacidad, sus palabras y sus canciones. En la placa se puede leer:

… en ce Deauville d’octobre, abandonné et brûlant, je regardais la mer vide,  les mouettes affolées qui rasaient les planches, le soleil blanc et, à contre-jour, quelques personnages qu’on eût dits tirés de Mort à Venise de Visconti.
Et moi, seule, enfin seule, qui laissais pendre mes mains, tels des gibiers morts, de chaque côté de ma chaise longue.
Rendue à la solitude, à l’adolescence rêveuse, à ce qu’on ne devrait jamais quitter, mais que les autres -l’enfer, le paradis- vous obligent sans cesse à déserter. Mais là, les autres ne pouvaient rien entre moi et ce triomphant automne.

Françoise Sagan, Des bleus à l’âme, © Flammarion 1972 © Stock 2009